jueves, 28 de julio de 2011

Cabañuelas - Almanaque fin de julio inicios de agosto

            Julio se va despidiendo en su línea de contención que ha mostrado a partir de la primera decena, es decir con temperaturas comedidas para estar en lo más caluroso del verano, (estadísticamente hablando). Julio comenzó con fuerza y calor, pues era la continuación de un mes de junio anormalmente cálido, con máximas superiores al mes siguiente, lo que hacía predecir un verano de agobio e insomnio. Afortunadamente para mí, (perdón a los del Sistema Central para arriba que han pasado un julio más fresco de lo habitual), no ha continuado en esa línea.


               Los días de agosto serán de vital importancia para todos aquellos que quieran hacer sus cábalas y predicciones para el año 2012; son “las Cabañuelas”, un avance-pronóstico del comportamiento meteorológico de todo el año venidero, otro sistema mucho menos común es el de las “témporas” que viene a ser lo mismo pero de manera estacional, no anual. Las cabañuelas consisten básicamente en estar muy atentos a todas las variables atmosféricas o sus manifestaciones en seres vivos, atmósfera, materiales, etc.; coger papel y lápiz e ir apuntando todo lo que percibamos en nuestro entorno y que tenga alguna relación con la temperie.

Cumolonimbo lejano mostrando su característico "yunque", la nube responsable de las típicas "tormentas de verano"

                Existen varios métodos a seguir, el de gran parte del centro peninsular, consiste en tomar nota de los primeros doce días del mes da agosto. Cada día se corresponde con los meses que siguen, es decir, el 1 con agosto, el 2 con septiembre, etc... para acabar el 12 con julio. Se trata de constatar las variables meteorológicas de cada día y extrapolarlas al comportamiento meteorológico de todo un mes. Lo más corriente es que el pronóstico se corrobore, matice o complete con la “vuelta” de la Cabañuelas, “torna” o “retornas” que coge los doce días siguientes, traduciéndose, de nuevo, cada día en su correspondiente mes como los primeros días de agosto pero a la inversa, es decir, el 13 será julio, el 14 junio, etc..., hasta el 24 que será agosto.

Nubes cumuliformes "almenadas", síntoma claro de inestabilidad atmosférica

        Existen otras cabañuelas en otras regiones, las hay que comienzan el 1 de agosto y este representa enero y así sucesivamente; las hay que el día 1 de agosto marca el año entero y el día 2 ya representa a todo el mes de agosto; las hay que entre la “ida” y la “vuelta” se descansa y no se cuenta el día 13 y las más simples solo toman los primeros doce días. En toda Centroamérica ya estaban muy extendidas antes de la llegada de los españoles y es particularmente complicado por la necesaria transformación de los 18 meses precolombinos por los 12 cristianos, pero el denominador común es que se haga con el mes de enero en lugar de agosto.

Cirros "uncinus" pasando sus bases a ser nubes medias y convirtiéndose del hielo a finas gotas de agua

               Se deben mirar los cambios de todas las variables meteorológicas con detenimiento y atención, no hay que olvidar que estamos en agosto y que las variaciones meteoro-ambientales no suelen salirse del “sol y moscas”. Por eso hay fijarse en variables apenas perceptibles que se pueden interpretar por el comportamiento animal, por aumentos de humedad que inducen fenómenos en plantas o en materiales: sudor de los sauces u otros, moscas más molestas de lo normal, afloramiento de humedades, olores, dolores de articulaciones, actividad frenética o cobijamiento de los animales, etcétera.


             La gente, normalmente neo-rurales (urbanitas que han elegido vivir en el campo) o gente mayor de pueblo aleccionada por sus mayores y que saben valorar lo que tienen y el lugar en que viven, cuando se aficionan un poco, se enganchan sin remedio. Cotejan valoraciones unos con otros, se hacen apuestas de los diferentes pronósticos y por supuesto, los que llevan años van afinando hasta extremos sorprendentes. Se van creando técnicas y trucos para pulir las predicciones, se deshecha la vuelta o no, se da más importancia a detalles que se habían pasado por alto, etc. y se va perfeccionando el sistema año tras año.


            La época que ahora comienza es muy dura, muchos de los pájaros abundantes hasta ahora o emigran o cambian de costumbres ante la falta de alimento. Las cigüeñas, las que se van pues antes se iban todas, se largan por Santiago. Las golondrinas, aviones y vencejos o se van o viajan en grupos de manera que parece que se han ido hasta que de casualidad se les vuelve a ver. Otros muchos cambian sus hábitos haciéndose más crepusculares, casi nocturnos para evitar todo el centro del día. Es fácil ahora levantar piaras enormes de jabalíes en los saucerales enmarañados de las manchas de monte mediterráneo.
           

               Estos meses en el interior, aparentemente todo está muerto por la potencia del astro rey, pero si nos sacudimos la pereza y salimos al campo, veremos que no es así, veremos como se tienen que buscar la vida los distintos animales y valoraremos lo que tienen que soportar los seres vivos y sus estrategias para capear la solanera y la falta de agua.

P.D./ Entrada re-hecha en verano de 2013

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...