viernes, 31 de mayo de 2019

I Jornadas de Biodiversidad y Testing Fotográfico en Sierra Madrona


                Hace poco tuve la ocasión de acudir a las Primeras Jornadas de Biodiversidad y Testing Fotográfico Valle de Alcudia y Sierra Madrona que tuvo lugar en Sierra Morena, organizado por la Asociación Cultural Madrona Activa a pocos kilómetros de Brazatortas, en el Aula de Naturaleza Arroyo de Carboneras que cuenta con instalaciones para acoger campamentos y otras actividades, como avistamiento de todo tipo de especies animales, actividades de senderismo o piraguas.


                La actividad tuvo lugar en dos sesiones, la primera el sábado, con ponencias, presentaciones y vídeos, y al día siguiente, una salida de campo conjunta que realizamos en la ermita de San Isidro de  Fuencaliente y de allí por el arroyo de las Sierpes, en pleno corazón de Sierra Morena.

Rincón umbroso en el arroyo de las Sierpes en pleno corazón de Sierra Morena

                El primer día, quizás un poco intenso, por el número y duración de las exposiciones, pero repetible por la calidad y variedad, gracias al buen hacer de los ponentes. Desde el estudio de la geomorfología y paisajes, al lince. Unos oradores centrados en bichos, otros en aves, otros en plantas, pero todo interesante y redondeado un conocimiento lo más completo y global posible del medio biológico.

"Espárrago" de Limodorum abortivum en la hojarasca del robledal

                De entrada, empezamos con las autoridades locales y medio ambientales, por un lado los alcaldes de Brazatortas y de Cabezarrubias del Puerto, y por otro con el director del que es el mayor espacio protegido de Castilla la Mancha, quien se tiene que multiplicar en todos los frentes, debido a las estrecheces de personal para manejar esas 150.000 has.

Unos de los últimos alisos de esta garganta

          Empezó la ronda de exposiciones por la base, por la Geomorfología como creadora de la gran diversidad de paisajes que caracteriza Sierra Morena, con una completa y documentada presentación de Jose Luis García Rayego. Quién siga mi blog, ya habrá visto varias entradas relativas a la geomorfología estos lugares, con varias entradas sobre algunas de sus mejores “hoces”, los grandes hachazos geológicos sobre las estructuras plegadas que compartimentan estos espacios serranos.

Talud de ladera compactado en capas, casi tipo grezes litées, erosionado por la garganta

              A pesar de las horas de atención, los ponentes nos atrapaban con su buen hacer y con algunos videos e imágenes de un nivel difícilmente superable. A todos nos llamó la atención, el vídeo realizado por Alberto Redondo Vila (charla sobre mariposas), de un “torneo” de arañas a lo largo de un grueso hilo tendido entre dos matas, al que se subían dos contendientes desde cada lado, para pelear en el centro, a la vista de las hembras, hasta que caía uno, llegando otra araña a ocupar su plaza, para luchar de nuevo hasta que el mejor combatiente permaneciese imbatible en ese hilo, comportamiento nunca observado hasta entonces y, menos aún, grabado.

Rincón umbrío, con helecho real, polipodio y la gran Carex pendula

             En el centro también se encontraba una muy buena exposición de fotografías de aves realizadas por Rafael Escanciano, fotógrafo de Almadén que como buen conocedor de esta zona y de sus alados moradores, ha obtenido a lo largo de los años una colección de impresionantes fotografías “naturales”, sin trampa ni cartón, del variado elenco de aves y rapaces de la región, a costa de constancia y sacrificio, y de conocer muy bien el comportamiento de las diferentes especies.


                Hubo charlas de flora a cargo de Rafael Tamajón, de coleópteros por Jorge Angel Ramos Abuin, de aves por Alejandro del Moral, de herpetos por Raúl León (Raulophis), etc. que se fueron sucediendo hasta la charla sobre la especie emblemática de la zona, el lince, a cargo del responsable del proyecto Life-Iberlince en Castilla la Mancha, Francisco Ruiz Alba, momento de máxima salivación entre el personal de chalecos bolsilleros y cámaras de envidia, con sus imágenes y vídeos.

El espíritu del bosque, escondido en uno de sus mejores rincones

             Particularmente, a mí me pareció magistral, por el entusiasmo, saber y pasión por todo tipo de reptiles de Raulophis. Yo le obligaría (y pagaría) a que fuese por todas las escuelas rurales a enseñar a l@s chaval@s a querer y admirar a los reptiles, seguro que él, lo conseguía.

Ladera umbrosa cubierta con la gramínea Festuca merinoi (ex F. elegans)

             Como mi fuerte son las plantas, a eso me dediqué en la excursión y, aunque esta primavera no ha sido muy buena por la falta de lluvia, aquí en Sierra Madrona, siempre cae bastante más de lo que lo hace en la Mancha y me he podido resarcir de una primavera que prácticamente ya dejó de serlo.

La cascada de las Sierpes entre helechos reales, un espejismo acuático en el desierto manchego

                 El recorrido se inició en la ermita de San Isidro, en medio de un buen quejigar de fondo de valle. Posteriormente ya fuimos de por libre, unos a por bichos y yo con otra gente subimos, con bastante esfuerzo, la garganta. Este rincón húmedo y umbroso es el refugio de una gran variedad de helechos y otras plantas difíciles de ver fuera de estos lugares que cada vez van siendo más escasos en nuestra geografía.

El sello de Salomón, Polygonatum odoratum en una ladera protegida

                       Este año casi no se han visto orquídeas en Ciudad Real, unas no han florecido y otras lo han hecho bajo mínimos, pero aquí aún se pueden ver y disfrutar algunas como Limodorum arbortivum, Cephalantera longifolia, Orchis langei y O. tenera. Pero las flores más abundantes ahora en el monte son los ajos Allium masaessylum,  el botón de oro Ranunculus paludosus, la leche de gallina Ornithogallum ortophyllum y las grandes peonías.

Orchis tenera y Cephalantera longifolia en un talud herboso del bosque

             Al internarnos por una localidad tan húmeda y protegida, todo lo que vemos va concordando con ese ambiente, el arroyo puede mantener entre tanto quejigo, algunos fresnos y unos pocos alisos, en franco retroceso.

Las redondeadas hojas de mi supueto Salix caprea y abajo Sorbus torminalis

          Para mi sorpresa encuentro lo que creo, faltan flores para confirmarlo, es el raro sauce Salix caprea, de hojas redondeadas. Todo orlado de una buena variedad de helechos como: Anogramma leptophylla, Asplenium trichomanes, A. onopteris, Blechnum spicant, Dryopteris affinis, Osmunda regalis o Polypodium cambricum.

Los helechos Polypodium cambricum y Asplenium trichomanes. Abajo Blechnum spicant

         El remate al recorrido fue la cascada de la Sierpe, lugar mágico donde los haya, incluso en un húmedo rincón había un sapo de gran tamaño que parecía el duende de este lugar. Todo como un jardín húmedo, donde cada planta estaba en su sitio, destacando la gran cantidad de helechos reales que orlaban los bordes del agua.


          Ya de regreso por el camino pudimos apreciar la vegetación ya más común, como la gran variedad de jaras típicas de estos montes, los brezos, algunos mirtos y la curiosa carquesa, una correosa genistea Pterospartum tridentatum que es increíble que sea tan del gusto del ganado, y otras plantas de interés.


         Y así acabamos, comiendo en la pradera y dando por finalizadas unas jornadas que sin duda tendrán continuidad. Un placer en que como de costumbre, lo mejor ha sido la gente, la gente de por aquí, los organizadores, los ponentes, un placer, sin duda, repetible.



Nota: disculpad el haber publicado la entrada de manera incompleta, por mi mala gestión informático-fotográfica



domingo, 31 de marzo de 2019

NO a la MINA. SÍ a los MONTES VIVOS

Estrecho de las Hoces, el lugar más salvaje del Guadiana, ahora en peligro

             La naturaleza salvaje del oeste ibérico está en verdadero peligro. En general salvada de la agresividad de la moderna agricultura, por su carácter montuoso y de suelos poco aptos para aprovechamientos agrarios, ahora viene a sufrir el embate de una minería especulativa que se ha lanzado de golpe a por multitud de lugares que, parece pura coincidencia, son de los mejores de la naturaleza española.

El Guadiana cerca del molino de la Murciana, saliendo del Estrecho de las Hoces

         Todo parece responder al unísono a un momento de aprovechamiento hasta el límite de los recursos del suelo que se puedan “poner en valor”. Vemos las salvajadas de un capitalismo desbocado que va por países tercermundistas imponiendo su ley del más fuerte, provocando guerras, cambiando gobiernos o destrozando grandes áreas salvajes y nos parece que es una película de países pobres y gobiernos corruptos.


           Pero cuando vemos que, dentro de un secretismo generalizado, por todo el oeste español, desde Galicia hasta Huelva, existen centenares de proyectos mineros, prometiendo el oro y el moro, comprando alcaldes, tirando de “puertas giratorias” en las administraciones autonómicas y cebándose en áreas que han ido convirtiendo en vacíos demográficos, donde la contestación social va a ser mínima, es fácil comprender que el peligro es muy serio.

El Guadiana atravesando las sierras. Justo encima del logo de Google, va una explotación minera

          Voy a hablar solo de unos pocos casos muy concretos, en el oeste de Ciudad Real, el epicentro de la mayor área salvaje peninsular, aunque esto sea solo reconocido por los cazadores y por unos pocos amantes de la naturaleza, viajeros o naturales, directos o indirectos, de esta fantástica región. A pesar de sus dimensiones apenas es conocida, quizás por sus duros veranos, por ser el paraíso del latifundio o por la ausencia de altos picos o de lugares suficientemente emblemáticos.


A escasos metros de este vallejo, con sus alamillos oretanos, viene la escombrera de la mina


         A esta región que yo le llamaría "Oretania", por aproximación a un sinónimo de los Montes de Toledo (amplia región perteneciente al obispado de Toledo que excedía en mucho los límites provinciales) y su parte ciudarrealeña afectada es la de Los Montes, donde Montes de Toledo y Sierra Morena, entran en contacto a través de decenas de serrezuelas paralelas a las anteriores aunque mucho menos nombradas.


Parte de "Oretania" y la zona donde van las minas del oeste de Ciudad Real, al sur de Cabañeros, en el mismo corazón montuoso de toda esta región

     Esta "Oretania" limita a norte y sur con el Tajo y el Guadalquivir, aunque tiene continuidad más al norte, por Monfrague y otras muchas sierras cuarcíticas apalachenses idénticas; al oeste en Badajoz, tiende a difuminarse, a partir de la Siberia y la Serena, humanizándose en Tierra de Barros y el Bajo Guadiana; y se estira hacia el este, en Sierra Morena y sus estribaciones, por Jaén y hasta los límites albaceteños.

La gran área salvaje del suroeste ibérico, rodeada de dehesas y llena de todo tipo de proyectos mineros

         Biogeográficamente la región está bien definida como la Subprovincia Luso-Extremadurense de la provincia  Mediterránea-Ibérica-Occidental que en la práctica es el país de las dehesas que pueblan sus escasas llanadas y los pies del maremágnum de sierras y serrezuelas que conforman gran parte del zócalo hercínico ibérico.


       En el oeste de Ciudad Real, al menos que se sepa, hay tres proyectos mineros en distinto grado de aprobación, en Abenójar, Fontanarejo y  Arroba (Arroba de los Montes-Puebla de Don Rodrigo). El de Abenójar, en la magnífica finca de la Encarnación y contra la voluntad de su propietaria, parece que está ya aprobado. Hay que tener en cuenta que la Ley de Minas, es de tiempos casi autárquicos, en los que se promovía claramente la minería. Hoy esta Ley, se ha convertido en una práctica herramienta puesta al servicio de los inversores, para la imposición de la minería sobre otras actividades económicas.


Valle del Guadiana en su unión con el Tirteafuera

    El proyecto de la mina de fosfatos en Fontanarejo, parece haber pasado el trámite de Declaración de Impacto Ambiental, tras colarse un estudio medio-ambiental que parece diseñado específicamente para pasar este trámite, sin tener en cuenta los altísimos valores ambientales de la zona o la cercanía, menos de 10km, del Parque Nacional de Cabañeros.

Justo al otro lado de este cordal, va la explotación minera de Arroba-Puebla

       El proyecto de Arroba de los Montes (Puebla de Don Rodrigo) lleva consigo un impacto enorme, con una escombrera gigante proyectada sobre una de las laderas más rica en grandes deslizamientos de toda Castilla la Mancha y con la mina a cielo abierto en la cabecera del arroyo Vallecristo que vierte al corazón mismo del Estrecho de las Hoces, uno de los espacios naturales más salvaje y espectacular de toda la región.

Gran deslizamiento de mediados de los años 90, justo donde quieren poner la escombrera

         Toda esta gran región española es la única que no posee en su vecindad ninguna autovía, ninguna ciudad de gran tamaño, ninguna actividad industrial (a no ser la de un Puertollano en declive) y ninguna importante área agricola, solo la apicultura y la caza, tienen aquí un paraíso. Una región de cielos oscuros, sin la menor contaminación lumínica, apta para entrar la iniciativa Starlight de la Unesco para la observación astronómica.


        Tuve recientemente la oportunidad de dar una charla en el bar La Era de Fontanarejo, sobre los importantes valores naturales de estos municipios y sus inmediatos alrededores, para que se conozca y valore mejor aún, la gran riqueza natural que tienen estas tierras y que sus habitantes sopesen, si merece la pena arriesgarse a perderla. 


El aromático arbusto Myrica gale en el bonal de Barranquillos en Fontanarejo, abajo el bonal de la Sierra del Hontanar, no muy lejos de la proyectada escombrera

      Llevo años pidiendo e informando en este blog sobre el que debería ser el Parque Nacional del Guadiana que desde las Tablas de Daimiel y Ciudad Real capital, hasta los grandes pantanos extremeños, debería reunir en él todo un elenco de espacios naturales protegidos, de una u otra manera, desde Cabañeros al norte, hasta Valle de Alcudia-Sierra Madrona, al sur.


Mezcla de quejigares y encinares en una ladera de umbría

        Hoy la moderna minería ya no es subterránea, es a cielo abierto, abriendo un cráter en el terreno de enormes proporciones y de costosa recuperación, con grandes infraestructura como un lugar de molienda, tratamiento y obtención del mineral y las vías de comunicación al exterior o entre éstas y el gran vertedero de estériles y productos de desecho.

Lirios cárdenos en uno de los escasísimos avellanares de la zona

     Todo esto no afecta solamente a las parcelas que sufrirán la instalación del boquete minero y demás infraestructuras, sino a todo el conjunto de la región. Las continuas explosiones, el movimiento de tierras y los transportes, afectarán al régimen hídrico superficial y subterráneo, a la contaminación atmosférica (incluso radioactiva) con sus partículas en suspensión y demás molestias, a la ganadería, a la caza, a la apicultura, a la cría de especies en peligro de extinción, al paisaje, e influirán muy negativamente a otras actividades nada desdeñables como la caza, la pesca, el turismo rural, etc., precisamente uno de los activos más importantes de toda la región y aun por desarrollar, en relación al altísimo valor ambiental de todas estas localidades a caballo entre Badajoz, Toledo y Ciudad Real.


Conozco bastante bien esta lejana región y no dejo de asombrarme cada vez que vuelo por allí con nuevos lugares y rincones que no dejan de confirmarme que es uno de los mejores sitios naturales de toda la península, y sé de lo que hablo. Esta vez la sorpresa la tuve coronando el Cerro del Águila, ladera arriba de lo que va a ser el cráter de la mina, caminando sobre miles de extraños icnofósiles, reconocidos recientemente como del gusano gigante Daedalus desglandi. Lugar propuesto como Lugar Geológico de Importancia Internacional.


Observando un trozo de fósil en la cumbre del cerro del Águila

     No fue la única sorpresa, la otra fue, aunque ya había oído algo, la existencia, cerca de la proyectada escombrera de la mina de Arroba, en Peñas Pardas, de muestras de un excepcional megalitismo prehistórico, como una gran cabeza de ídolo que se ha convertido en el símbolo de la plataforma No a la Mina.


El ídolo megalítico de Peñas Pardas, no muy lejos de la proyectada escombrera (foto Jesús Víctor)

   La charla versó sobre la geomorfología y vegetación de la zona que responde a la gran variedad topográfica, siendo dominante el encinar luso-extremadurense, seguido en umbrías y áreas de suelos más profundos por los abundantes quejigos, y algo más dispersos, apareciendo también en lo alto de las cuerdas, alcornoques.


Alcornocales, no muy lejos del gran alcornocal de El Zumajo

      Son comunes en las solanas las variantes termo-xerófilas (acebuchares, lentiscares, mirtos, o incluso agracejos -Phillyrea latifolia - arbóreos, etc.) y verdaderamente especiales las variantes higrófilas  que dan escasos robledales mesomediterráneos, a veces sustituidos por hoy ya escasos castaños. Pero más especial aún es la presencia de abedulares y, los muy parecidos álamos carpetanos, una variante silícea de Populus alba que solo crecen en esta región. 


Castaños de la ladera de umbría del cordal donde va la mina de fosfatos

    Estos árboles son las mayores especies que crecen en los abundantes bonales de la zona, ecosistemas que por sí solos, con su especificidad, hacen única a esta región española. Solo unos pocos están protegidos, como el de Barranquillos o el de la Sierra del Hontanar, muy cercano a la escombrera, como otros menores que incluso poseen la única localidad de la bella Serapias perez-chiscanoi de Ciudad Real.


Los blancos fustes de los alamillos carpetanos en el arroyo Castillejo

 Especies puntuales y poco comunes en todo el centro de España que aparecen en esta región son: Betula pendula subsp. fontqueri var. parvibracteata, Alnus glutinosa, Corylus avellana, Coronilla juncea, Adenocarpus complicatus, Frangula alnus, Cistus psilosepalus, Citysus multiflorus, Genista triacanthos, G. tridentata, etc. Por otra parte, gran importancia botánica tienen casi todas las especies (muchas de ellas protegidas) de los bonales: Myrica gale, Erica lusitanica, Erica tetralis, Genista anglica, G. tinctorea, Serapias perez-chiscanoi, S. cordigera, Fuirena pubescens, Rhincospora alba, Pinguicula lusitanica, Drosera rotundifolia, Lobelia urens, Sphagnum spp., etc.


La única población ciudadrealeña de esta Serapias será destruida por las obras. Abajo la carnívora Pinguicula lusitanica


      La geomorfología no desmerece en nada y realza y promueve toda esa variada vegetación anterior. El Guadiana muestra aquí, el curso medio fluvial mejor conservado de todos los grandes ríos ibéricos, dibujando una amplia red de grandes meandros, algunos casi coalescentes, dejando algunas lagunas aisladas por cierre del meandro, como la de Valparaíso; los meandros encajados del San Marcos o los del Tirteafuera en Abenójar; grandes hoces fluviales como el Estrecho de las Hoces (Puebla de Don Rodrigo), el estrecho de Tablacaldera (Luciana-Abenójar), el estrecho de Valdehornos (Navalpino) o la cresta cuarcítica zigzagueada por meandros encajados de Valle Moreno.


Paisaje de llanuras colgadas (rañas), digitándose hacia el Cíjara
Meandro del Guadiana a jpunto de "atajarse". Abajo extraña sucesión de meandros cortando el eje de una sierra en Valle Moreno

   Aquí se encuentra el mayor conjunto de rañas de Europa; las calizas paleozoicas de Hojalora; la laguna volcánica de Michos; los asomos volcánicos de Valdelapedriza y El Castaño; las llamativas pedrizas de sus laderas, etc.


Pedrizas abundantes en estas serrezuelas cobijando a veces grandes quejigos (abajo) o cornicabras (arriba)

   Figuras de protección de esta región son: el Parque Nacional de Cabañeros, la reserva Fluvial de (el abedular) de Riofrío, la laguna de Michos. Sus numerosos Bonales (Puebla de Don Rodrigo, Sierra del Hontanar, Barranquillos, el Alcornocal,  Zarzalagorda, el Chorro, etc.) y numerosos Lugares de Interés Geológico que aparte de los mencionados meandros  y hoces del Guadiana, también cuenta con el de los fosfatos de Fontanarejo.


Un Guadiana casi virginal antes de la Puebla de Don Rodrigo

  No me quiero extender más porque hay muchísimo que me dejo en el tintero, como por ejemplo, los lugares de alto valor que además de éstos, deberían entrar en la lista de lugares protegidos, etc. Pero quien sí que merecen protección, son las personas que viven aquí y que aman su tierra, ahora casi obligados a posicionarse de un bando o del otro, cuando lo que quieren es vivir en paz y tener la oportunidad de poder trabajar en su tierra, sin que ello signifique su destrucción.



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...