martes, 15 de noviembre de 2011

Otoño impresionista en Cuenca


Como conté en otra ocasión, no hace falta irse a los bosques de los Apalaches ni a Japón, para encontrar la belleza de los colores otoñales. Yo tuve el privilegio a inicios de noviembre de ir a la montaña astur-leonesa, pero este año el otoño nos ha llegado tras un par de meses de “seca”, bastante más apagado que de costumbre, la eclosión de colores no se ha producido al unísono y cada especie se ha tomado el otoño como bien ha podido.




El día 6 de noviembre estuve con unos amigos por Cuenca (gracias Gabi por tu hospitalidad), pero no anduvimos por las altas hoces o los nacimientos de los grandes ríos, los clásicos lugares botánicos abundantes en especies atlánticas. Estuve en la misma ciudad y desde ella nos encaminamos Júcar arriba. Por allí  todo aparecía lleno de rincones privilegiados para la contemplación de un otoño fugaz que parecía finiquitado con el par de días de frío, viento y agua que soportamos, con esa dura avanzadilla del invierno. A pesar del viento, la poca luz, y mi enfermiza idea de no cargar con el trípode por primar la ligereza frente a la calidad fotográfica, finalmente conseguí las fotografías que os muestro.




         Frente a la idea conceptual de que cuanto más nos alejemos de la ciudad, de la civilización, encontraremos mejores lugares y más puros, la verdad, como ya he comprobado en multitud de ocasiones, es que en lo cercano suele saltar la liebre. En el entorno de los primeros tres o cuatro kilómetros fue donde pudimos disfrutar de lo mejor del recorrido, pues posteriormente el paisaje se hizo bastante monótono al perder el punto de diversidad introducido por “el factor humano”.




         Los cañones ribereños son lugares de una elevadísima biodiversidad dada la gran cantidad de microambientes que encierran entre sus paredes, desde las umbrías permanentes a las solanas rigurosas se puede pasar por todo tipo de sombreados y exposiciones, y el río siempre incrementa la humedad ambiental. Es en estos lugares donde muchas especies han resistido el paso de las glaciaciones, o al revés, donde especies más norteñas han podido aguantar los veranos mediterráneos.




         Pues bien en este lugar varias de las especies más vistosas y originales no son amenazados endemismos ni arcaicos supervivientes, son plantas cultivadas por el hombre, unas de ellas, antiguas: como es el caso del vistoso zumaque (Rhus coriaria), el esbelto almez (Cestis australis) y el flamígero chopo castellano (Populus italica), este chopo, ahora desapareciendo poco a poco, es el clásico de las mesetas castellanas, el que sombreaba las carreteras cuando las caballerías, con su forma típica de llama de vela y sus espectaculares colores otoñales.


Ni una autóctona: Populus deltoides, Salix babilonica y plantación de pinos


Frente a este chopo con carta de naturaleza hispana, prosperan otros modernos chopos, como el americano de grandes hojas y amplio ramaje abierto (Populus deltoides), muy utilizado en plantaciones por su rápido crecimiento, que están machacando nuestros bosques ribereños autóctonos y, en otros casos, rentabilizando huertas abandonadas. También veo por aquí otro chopo, el ornamental (Populus lombardi), con sus vibrantes hojas blancas por una cara y verdes por la otra, de moda en hileras de  paseos y vallados.




         El zumaque es un arbusto que estuvo muy extendido en todas las regiones mediterráneas del interior peninsular desde los árabes, aunque se discute si es prerromano e incluso autóctono. Su cultivo fue significativo hasta los años 60’, cuando la química sintética (con el cromo), superó comercialmente sus propiedades como curtidor en las tenerías, aunque para cueros finos y altas calidades no ha sido superado, también es usado como condimento culinario y posee buenas propiedades antioxidantes.




Desde entonces ha desaparecido de los cultivos y ha saltado a vallados, taludes y baldíos de las áreas de baja montaña, principalmente, rodeando todo el Sistema Ibérico, existiendo una comarca en Cuenca llamada Campo Rus de antiguo cultivo masivo de zumaqueras. Fuera del mundo calizo, donde es más abundante, fue famoso el “zumacal” de Puertollano, del que hoy no queda ni la muestra.







         Respecto al almez, sí es genuinamente autóctono pero no le gustan las bajas temperaturas, los que están aquí han debido ser potenciados por el hombre, pues por sus ramas de escaso ángulo de apertura y gran resistencia, eran ideales para aperos agrícolas, mangos de herramientas o útiles tales como horcas y tridentes. Una prueba de su termicidad es su distribución circum-mesetaria, aparece en los barrancos de los Arribes del Duero y Tormes; en las gargantas del Jerte y la Vera, al sur de Sierra Morena y en las bajas hoces de la Ibérica, Maestrazgo y Cazorla. No es árbol de ribera pero poco le falta, en las gargantas del suroeste de Gredos se posiciona sobre grandes bloques en las torrenteras por encima del agua, alcanzando grandes dimensiones.








El bosque de la hoz del Júcar en la vecindad de Cuenca está muy transformado, su vegetación potencial estaría formada por un bosque mixto y variado con quejigares al pie de las laderas, encinares con algunas sabinas por encima, en lo que se llama inversión térmica pues se subvierte el orden normal de, abajo la encina – arriba el quejigar, pero el frío aquí, no es por altitud, sino por acumulación y estancamiento en valles cerrados como este.




La gran diversidad vegetal viene dada por la mezcla de especies, a las propias de la zona: quejigos* (Quercus faginea), encinas (Q. rotundifolia), cornicabras* (Pistacea terebintus), agracejos* (Berberis hispanica), cornejos* (Cornus sanguinea), enebros (Juniperus communis), se le unen las de zonas más altas: pinos salgareños (Pinus nigra), arces* (Acer monspessolanum), sabinas (Juniperus thurifera), boj* (Buxus sempervirens), guillomos* (Amelanchier ovalis); y las de áreas más bajas: almeces* (Celtis Australis), pino carrasco (Pinus halepensis), muy potenciado por plantaciones forestales, coscoja (Quercus coccifera), sabina negra (Juniperus phoenicea), espino negro (Rhamnus lycioides).


Agracejo (Berberis hispanica), inconfundible con sus grandes espinas doradas

A esta vegetación hay que añadir las propia de los sotos: álamos negros* (Populus nigra), olmos (Ulmus minor), sauces (Salix eleagnos, S. alba,..), fresnos* (Fraxinus angustifolia), tilos* (Thilia platyphyllos), majuelos (Crategus monogyna), avellanos* (Corylus avellana), endrino* (Prunus spinosa), etc., y especies espontáneas o antrópicas como los zumaques* (Rhus coriaria), higueras* (Ficus sativa), moreras* (Morus alba), membrilleros* (Cydonia oblonga),...
                                                                         (*)   Poseen una llamativa coloración otoñal




 El bosque mediterráneo calizo, cuando aumenta su humedad edáfica, se llena de lianas o bejucos como esparragueras (Asparagus acutifolius), nuezas (Tamus communis, Bryonia dioica), rubias (Rubia peregrina), etc. pero aquí destaca poderosamente por sus frutos como penachos blancos la clemátide* (Clematis vitalba) y la parra* (Vytis vinifera).


Zumaque (Rhus coriaria), almez (Celtis australis) y los pompones de la clemátide (Clematis vitalba)

Pero esta variedad es un espejismo que no hay que generalizar a los cañones de la Ibérica, la proliferación del pino a costa de las caducifolias desde que las necesidades de la marina española acabaron con la mayoría de los antiguos robledos, no ha frenado. Robles de varios tipos, arces o tilos han quedado relegados a situaciones de abrupta topografía, donde no se pueden realizar faenas silvícolas. Pero la potencialidad del territorio es clara y la diversidad debe ser una norma por naturaleza y como previsión de los cambios ecológicos que se avecinan.




La Ibérica, con sus Montes Universales (Cuenca) y Albarracín (Teruel y Guadalajara), posee, si se la deja, una capacidad enorme de regeneración, un poco de ayuda humana y un mínimo mantenimiento del monte, podrían mejorar unos bosques que ya, en su estado actual, son impresionantes.




Dedicada a el blog : "El Ultimo Bezano"  (entrada: Otoño en los Montes Universales). 




               ...¡Ojito!                                                             Salud y campo


Errata: Tomé  los grandes arces, vistos de lejos, de los cortados por arces granadinos que el año pasado ví en medios parecidos por la sierra de Segura, pero son los de hoja pequeña, los A. monspessolanum ya que del Jucar sólo aparecen en los cañones inferiores y más meridionales.        Gracias Eritaco por la corrección





4 comentarios:

  1. Hola Enrique, una entrada fabulosa.

    Me ha llamado muchísimo la atención la presencia de Acer opalus subsp. granatensis. ¿Cómo es posible?, no parece un enclave muy térmico.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Hola Enrique, te devuelvo la visita. Esto de los blogs es un gran invento para aprender y compartir. Me ha gustado la entrada y tu blog, el cual pretendo investigar más a fondo. Pero he echado de menos el pie de foto para identificar las especies. A algunos que como yo, estamos empezando, y encima con especies poco comunes o ausentes en nuestras tierras, nos viene muy bien identificar la especie de la foto rápidamente. Algunas las conozco, otras las deduzco, pero me asaltan dudas... ¿qué especie es la de las espinas? nombras al espino negro, pero no tengo total seguridad si es esa especie...

    bueno, un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  3. He dado de bruces por pura casualidad con esta página, con tus imágenes, y no te puedo describir como conquense e hija de conquense lo que me han emocionado los colores, al olor, el sonido. Èl ya no está para seguir pintando su Júcar, sus chopos, el escaramujo, el espino rojo, el albar... Gracias, mil gracias por este regalo, me ha hecho muy feliz recrearme en tus fotografías.
    Un abrazo de corazón.
    Mariad.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...