miércoles, 12 de septiembre de 2012

Parque arqueológico Alarcos-Calatrava - Requiem por unas piedras con Historia



El Guadiana contoneando las murallas de Calatrava la Vieja

Hace pocos días se ha producido el cierre de las visitas guiadas al parque arqueológico de Alarcos-Calatrava, quizás el mejor conjunto arqueológico del centro peninsular. Una más de tantas novedades lamentables que nos acosan, pero mucho más lamentable lo es para los curtidos trabajadores que se encargaban de la interpretación y conservación del yacimiento.


Llanura de inundación del Guadiana en su acuática plenitud en la primavera de 2010

Para el que no lo sepa, y desgraciadamente son muchos, estoy hablando de dos yacimientos distintos pero relacionados, ambos a pocos kilómetros de Ciudad Real y los dos custodiando los pasos del Guadiana, a la vez que eran defendidos por este río. Pero ninguna de estas "ciudades-fortaleza" tiene nada que ver formalmente con la otra. Alarcos se encuentra en lo alto de una serreta cuarcítica sobre el Guadiana cuando éste comienza a internarse en los montes, abandonando la llanura manchega, y Calatrava (que  posteriormente daría nombre a toda la comarca), se encuentra en una pequeña meseta-península en plena Mancha, rodeada por el arroyo Valdecañas-Pellejero y el antaño poderoso Guadiana.


Magnífica  formación de calaminar (Salsola vermiculata) con Calatrava la Vieja al fondo


En ambos casos no ha habido una continuidad en el tiempo, en un momento dado fueron abandonados perdiendo sus glorias pasadas, incluso sus piedras, a favor de nuevas construcciones como fueron  la fundación de Ciudad Real, para reemplazar a Alarcos y el magnífico castillo de Calatrava la Nueva, para sustituir a la que a partir de entonces sería Calatrava "la Vieja".


El vado de Alarcos desde el oeste a comienzos de primavera

Es curioso como se puede escribir la historia, a pesar que desde el momento en que se puede escribir es historia y lo no escrito es prehistoria. Pero la "Historia" es algo colectivo, completo, no es el fruto de visiones particulares, y creo que en ambos casos no ha sido una historia completa la que nos ha llegado. En mis tiempos  de colegio nacional-católico, nunca oí la palabra “Alarcos”, aún cuando  se trataba de una ciudad de importancia (ibérica y musulmana) y de la batalla más importante de todas las de la guerra contra los musulmanes, junto con la de las Navas de Tolosa.


Puerta oeste de Calatrava la Vieja y vegas del Guadiana a su derecha

Alarcos fue la mayor derrota cristiana, los lobos bajaron de la sierras a darse un festín y los fosos de la muralla se rellenaron con miles de cadáveres, sentenciando definitivamente a esta ciudad. La unidad y el poderío musulmán ya estaban en declive y tras la victoria en esa batalla, a pesar de las facilidades, (un rey en fuga y órdenes militares y mercenarios dudando de su autoridad), no tuvo la continuidad que sí tuvo posteriormente la de Las Navas de Tolosa.

Los cimientos de Alarcos se apoyan en estratos cuarcíticos casi verticales

De Alarcos ya he tenido el placer de escribir en una entrada en la que hablo del magnífico bosque de almendros (Arzollar) que flanquea y culmina su ladera oriental, pero toda la serreta donde se alza está llena de lugares impactantes: la caída rocosa hacia el puente homónimo sobre el Guadiana, la hoya del Despeñadero, un gran cráter freatomagmático que rompe la sierra; la cueva en pliegue anticlinal del Cerro Moreno; el castillejo, pequeño volcán abrupto que le sigue hacia el sureste, etc. Aunque lo que es un espectáculo es ver el gran Guadiana, con una de las escasísimas llanura de inundación funcionales en la actualidad, esperemos que la volvamos a ver inundada alguna otra vez.

El sensacional castillo de Calatrava la Nueva hizo "Vieja" a la otra Calatrava
De Calatrava la Vieja tengo pendientes varias entradas, relacionadas con Los Prados, la llanura inundable del Valdecañas y su poco común vegetación halo-nitrófila. Las condiciones bioclimáticas y geológicas de estos terrenos hacen de este lugar un terreno muy poco apto para la agricultura e incluso peligroso por los hundimientos, pero esta temporada una gran parte de este lugar ha sido roturado, destrozando el calaminar o sisallar (un denso matorral de la quenopodiácea Salsola vermiculata), no sé bien con qué motivos económicos pues las cosechas aquí son de una más que dudosa rentabilidad. Aquí el Guadiana está destrozado por un inmenso canal de drenaje que va desde los Ojos del Guadiana a la cola del embalse de El Vicario. Un destrozo desafortunado pero fácilmente recuperable con un par de "bulldozers" que increíblemente, nadie ha querido contratar hasta ahora.

El cerro de Alarcos marca el inicio de los montes del oeste de Ciudad Real

Desde el inicio del blog vengo hablando de lo que me gustaría que fuese el Parque Nacional del Guadiana, un parque que empezaría en los Ojos del Guadiana y que terminaría en los grandes embalses extremeños, a veces ensanchándose hasta unirse a Cabañeros y en tramos más ceñido al cauce, pero siempre englobando los numerosos espacios naturales protegidos o reseñables de esta única zona geográfica. Una parte fundamental de este parque serían algunas manifestaciones volcánicas de importancia como las lagunas temporales de los cráteres y los magníficos vestigios arqueológicos de Alarcos, Calatrava la Vieja en un entorno natural privilegiado, y los menos conocidos castros y castillos de la zona.
Los muros semi-derruídos de Calatrava la Vieja tras las amapolas

Alarcos fue una importante zona íbera hasta los romanos, de los que hay señales pero no asentamiento demostrado (todavía) y en las cercanías de Calatrava la Vieja incluso yo he encontrado cortes del terreno donde he localizado desde bifaces paleolíticos hasta cerámica reciente, pasando por casi toda la gama de cerámicas históricas y prehistóricas, por lo que queda muy claro que aún quedan muchos años de trabajo arqueológico. Ambos lugares se encuentran en un entorno ecológico impresionante y poco común, que nadie ha sabido aunar o ni siquiera ha visto, pero cuyas posibilidades son aún enormes.

Oscuros nubarrones se ciernen sobre el futuro de este magnífico parque arqueológico

Ambos lugares, a pesar de la buena oferta didáctica que hasta ahora se ha ofrecido, están muy lejos de haberse recuperado en su mayor parte y tienen todavía años de trabajo arqueológico pero, sobretodo, es más importante aún que no se eche a perder todo lo conseguido hasta ahora, por ahorrar unos millares vamos a perder millones y lo que es peor, y no valoramos, una parte importante de nuestras señas de identidad y la dignidad de nuestros antepasados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...